Una nueva estrategia esta en marcha, Inversión con impacto

En este nuevo contexto, y sobre la base de toda su experiencia y más ideas vertidas, el reto que se plantea FUNDA-PRÓ ahora es el de contribuir a la solución de un problema que aqueja a Bolivia prácticamente desde su creación, que es desarrollar las capacidades para construir un nuevo patrón de desarrollo integral y diversificado, como medio para eliminar la desigualdad social y la pobreza.

El Art 8 (Fines) inciso a.- de los Estatutos de la Fundación señala: “Coadyuvar a las estrategias y políticas nacionales relativas al desarrollo productivo y en particular a las que tiendan a la construcción de un nuevo patrón de desarrollo integral y diversificado como medio para eliminar la desigualdad social y la pobreza”, conceptos que se sintetizan como una Transformación Productiva. Por consiguiente, los recursos de la Fundación, de toda índole, se pondrán al servicio de instituciones que están trabajando en la transformación productiva de Bolivia.

Este enfoque se profundiza con lo que se expone en el Art 8 inciso d.- de los Estatutos: “Apoyar la creación expansión y mejoramiento de empresas productivas, especialmente de las pequeñas empresas, tanto urbanas como rurales, a través de mecanismos de desarrollo empresarial y de apoyo económico innovadores”.

En este sentido, se buscará la creación de nuevas empresas en sectores claves de la economía, que tengan el potencial de aportar al crecimiento nacional. Para contribuir de manera efectiva al país, y en función a las capacidades reales de la Fundación y sus aliados, se trabajará en identificar a estos sectores claves de la economía, que tengan el potencial de aportar a un desarrollo diferente, uno que sea sustentable, generador de riqueza y cuyo principal resultado sea la equidad social para el vivir bien de todos los bolivianos.

La selección se realizará de manera cuidadosa y con una visión de largo plazo, ya que los mismos condicionarán el accionar de la Fundación para el futuro.

El objetivo de la estrategia       

El objetivo de la nueva estrategia es facilitar el desarrollo de emprendimientos y proyectos innovadores de un modelo de economía plural, que sean generadores de valor agregado, rentables, que contribuyan al desarrollo sostenible y que generen impacto positivo, especialmente a través del empleo, en sectores claves productivos de la economía de Bolivia.

Este objetivo es específico en orientar las actividades de la Fundación hacia un actor de la economía que son los emprendedores, quienes, independientemente del tamaño de sus actividades, pueden pertenecer a grupos de micro, pequeña, mediana y gran empresa, organización económica campesina, asociaciones y organización económica comunitaria, como también emprendedores sociales, como se establece en el Art 8 inciso b. de los Estatutos.

El resultado de esta nueva estrategia debe generar impacto positivo en grupos vulnerables como son: personas de bajos ingresos, productores rurales, mujeres, jóvenes, entre otros.

Para lograr este fin, FUNDA-PRÓ recupera una de las lecciones aprendidas más importantes de su primera etapa de vida institucional, que consiste en ayudar a construir capacidades, tanto en instituciones de primer piso que prestan los servicios, como en los emprendedores que son el sujeto de la estrategia, operando prioritariamente desde un segundo piso. Esta forma de intervenir permite complementar y dinamizar lo que se está haciendo y apalancar el impacto de los recursos, de toda índole, que se disponen.

 Enfoque de Inversión de Impacto

Para lograr el objetivo planteado en la estrategia y, por su intermedio, cumplir con los principios y finalidad de la Fundación, se utilizará el enfoque de Inversión de Impacto, el cual permite contribuir con la transformación de la sociedad a la par de asegurar la sostenibilidad de la institución. Una definición operativa de este concepto es la siguiente:

“La Inversión de Impacto son inversiones hechas en compañías, organizaciones y fondos, con la intención de generar impactos positivos social y medioambiental, a la vez que se logran resultados económicos positivos”, según Impact Investment Definition.

Partiendo del concepto de que todas las inversiones generan impacto, las que se consideran bajo el enfoque de Inversión de Impacto deben tener una intencionalidad positiva que sea medible y generar retorno económico.

La diferencia con la inversión “tradicional” es que ésta es de carácter bidimensional, es decir que se busca el equilibrio entre el Retorno y el Riesgo, mientras que la inversión de impacto se añade una tercera dimensión que consiste en buscar un resultado positivo ambiental o social y un retorno adecuado al riesgo que se asume.

La intencionalidad positiva a la que se hace referencia, en el caso de FUNDA-PRÓ, tiene su origen en los valores institucionales y en la razón de ser. Pero también es el resultado de una medida de adaptación a los cambios por los que se está atravesando, generando nuevas oportunidades de mercado y diversificación de las acciones.

La selección de los sectores con alto potencial

Los sectores económicos que demuestran potencial y que podrían ser considerados, inicialmente, para la inversión de impacto son: educación, agricultura y finanzas inclusivas, sumándole a estos, un nuevo sector constituido por las tecnologías de la información. Éste último más que ser un sector objetivo se lo puede considerar como una herramienta que está transformando nuestra realidad y los otros sectores económicos.

Estos sectores en los que se actuará deben tener la potencialidad de contribuir a la sociedad boliviana, y en los cuales se pueda construir ventajas competitivas. Deben demostrar que tienen el potencial de una demanda adecuada, concertación de actores sociales y económicos, como también la posibilidad de que los actores puedan generar interesante rentabilidad en función a los costos de producción y los precios de venta.

De preferencia, deben estar en las prioridades de desarrollo del país, con posibilidades de contar con inversión en tecnología e infraestructura funcional al sector y un sistema financiero sensibilizado a favor de éste. Finalmente, demostrar potencial para contribuir a mejorar las condiciones de vida de un número representativo de bolivianos, ya que este es el objeto final de FUNDA-PRÓ.

Programas innovadores de apoyo empresarial y económico

Como primer paso, la estrategia establece identificar el sector y los sub-sectores, en los que la Fundación, prioritariamente, concentrará sus actividades, como se señala en el Art 9 (Acciones y Operaciones) inciso a.- de los Estatutos: “Promover actividades de desarrollo empresarial y de apoyo económico innovadores, con impacto, que coadyuven al crecimiento productivo”.

Estas modalidades de apoyo se aplicarán mediante el accionar de tres programas:

  • DESARROLLO.PRÓ

  • CRECIMIENTO.PRÓ

  • COBERTURA.PRÓ

Todos tendrán relación con los sectores seleccionados y el objeto social de la Fundación.